jueves, 25 de noviembre de 2010

CORREGIR

Por deformación profesional debo corregir mucho. Además, me gustar leer y el proceso de lectura, de vez en cuando se convierte también en corrección, a pesar de no tener las destrezas de un corrector profesional, ni mucho menos.
Las dudas son frecuentes,  los alumnos juegan a confundirte y al final, pasa  como en la historia esa de que si te dicen que hay un fantasma debajo de tu cama mil veces acabarás por mirar debajo de tu cama.
Pues eso, si tras ver ciento treinta veces un error en un texto aún sigues seguro de que no es así, ¡enhorabuena!
El proceso de corrección del libro ha sido un suplicio, sin más.
De repente piensas que todo está claro, que todo está bien. Y te sientas ufano a contemplar “los pasos por do me ha traído”. Al rato, revisas una página no se sabe muy por qué y de repente, allí está, falta un acento, más adelante una coma, luego…
El proceso de corrección ha tenido tres etapas. La primera hace casi un año, allá por Navidad,  no fue un proceso específico. Un rato de lectura, cuento a cuento, de vez en cuando, con la calma que da un libro inacabado, extremadamente imperfecto y casi en pañales.
La segunda fase fue este verano, en tierras lejanas, muy apropiadas al libro. En ninguna parte porque el lugar donde estuve es muchos lugares a la vez. Al son de la playa y del metro más famoso del mundo, pude recomponer una sinfonía rechinante de palabras sin identidad, las pobres, sin algún acento, o esas comas que parecen tener vida propia y por la noche juegan a saltar entre los bits del ordenador.
Y al final, hará cosa de un mes, las prisas, ¡tiene que salir! Leerme de nuevo, es complicado porque llega un momento en que ya no llegas a leer realmente. Menos mal que mi reina sacó tiempo para otra lectura completa. La de faltas que pueden llegar a aparecer de la nada.

6 comentarios:

  1. ¿De verdad que lo has corregido tú solo, Pablo?conociéndote, no me lo creo...seguro que te ha ayudado alguien...

    ResponderEliminar
  2. Hola quien seas, gracias por escribir algo en este blog. Eres la segunda persona que me escribe.
    Pues no, no lo he corregido yo solo, ya digo en el texto que he tenido una gran ayuda. Es muy costoso corregir una y otra vez los mismos textos porque al final parece que no sabes lo que estas leyendo. Es también una curiosa experiencia.
    Lo dicho, gracias y hasta cuando quieras
    PABLO

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué porcentaje de tu éxito atribuirías a tus correctores?...¿Qué porcentaje de tus correctores han sido dignos de tu agradecimiento?...

    ResponderEliminar
  4. Hola anónimo, no entiendo muy bien tu pregunta porque no ha habido, desde luego, una larga lista de correctores para esta obra que pronto verá la luz, y creo, en cualquier caso, que son plenamente conscientes de mi agradecimiento. También, hablar de éxito me parece un poco exagerado, el tiempo lo dirá.
    Espero en cualquier caso que no seas uno de ellos, porque si no, mal vamos!!!!!!!

    El proceso de corrección, de cualquier cosa es largo y tedioso. Podemos considerar varios tipos de correcciones para cualquier tipo de trabajo intelectual. Una cosa es corregir un acento, o considerar una coma mal puesta o que no respeta la estructura del relato o la estructura narrativa, y otra es pensar que una corrección puede conllevar una consideración sobre toda la historia del relato. Es decir, que ese comentario que puede ser tanto una corrección como una sugerencia, es un reto en realidad puesto que condiciona -en el caso de la ficción- toda la trama de la historia.

    Como cualquier proceso creador, este tipo de correcciones, cuando tienen una justificación y son constructivas, son sumamente enriquecedoras porque hay, en realidad, diversos puntos de vista que confluyen, se enriquecen y complementan. Cuando se produce un éxito que ha tenido que ver con un proceso de colaboración de este tipo, consciente o inconsciente, por supuesto que una parte de ese éxito que pudiera haber se corresponde con la corrección.

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca he sido corrector pero he leído mucho sobre el tema. Por eso me interesa toda opinión al respecto.

    ¡Fíjate, igual me sale un ensayo sobre la corrección en parte gracias a ti! Interesante idea, cuando menos.

    No quiero dejar pasar la ocasión de felicitarte la Pascua mientras tanto.

    ResponderEliminar
  6. Estimado lector:

    Me alegra saber que encuentras utilidad en estas páginas para esa inquietud en torno a la corrección.
    La idea de un ensayo sobre ese tema no estaría nada mal.

    Gracias por la felicitación y, con mis mejores deseos, ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...